27 ene. 2011

Ciudad de Trnava, Eslovaquia

Trnava (Eslovaquia) es una ciudad de tamaño medio, con un valiosísimo patrimonio histórico y un desarrollo potencial considerable. Se encuentra en los márgenes de las tierras bajas del Danubio, a 50 km al noreste de Bratislava, la capital. En términos de habitantes, Trnava es la séptima ciudad más grande de Eslovaquia, pero el tamaño de la población se ha estancado desde hace casi 15 años en alrededor de 70.000 personas. Trnava goza de una buena ubicación y está bien conectado a la red de carreteras y ferrocarriles de Eslovaquia, cerca de los aeropuertos y los puertos que se encuentran en Bratislava.


Al igual que en casi todas las ciudades eslovacas, a Trnava se le suministra la energía (electricidad y gas) proveniente de fuentes externas. Esto ofrece una buena oportunidad para la proyección e implantación  de un concepto de suministro de energía alternativa.


El concepto de ECOCITY Trnava fue creado y discutido con el objetivo de beneficiar a la comunidad en diferentes niveles, tanto físicos y como psicológicos. Estos incluyen la construcción de nuevas viviendas y la renovación urbana, la aplicación de las ideas de transporte con zonas libres de coches, la energía mejorada y los conceptos de evitar residuos y  la descontaminación de suelos.


Los elementos fundamentales del proyecto son pues, la calle como un factor de conexión, no como una barrera, la reintroducción del elemento del agua en el espacio público y el verde revitalizando el centro de la ciudad.


El proyecto de ecocity propuesto para esta posibilita, tanto a nivel de estructura como de uso, la aplicación de los principios de sostenibilidad urbana en tres áreas distintas, la parte norte del núcleo histórico de la ciudad, la fábrica de azúcar en desuso con sus espacios adyacentes y el corredor de tráfico Rybníková. El método utilizado fue el de investigar los principios del desarrollo urbano sostenible en la integración del transporte y la ordenación del territorio, siendo los espacios públicos los escenarios para la interacción.


Su calidad puede ser evaluada de acuerdo a tres grupos de criterios: ecológico, económico y socio-cultural. El "plan maestro integral de transporte" [Rakšányi, 2000] es una herramienta adecuada para ello. Se caracteriza por la participación permanente y continua de los usuarios de la zona en todas las fases.


En la zona de la ciudad histórica, el plan visionario se basa en la combinación de los tres objetivos de la sostenibilidad local; calidad ambiental, identidad socio-cultural y eficacia económica. En esta zona se destaca la preservación del patrimonio histórico de la ciudad, enfatizando los atractivos culturales y naturales de la zona, reconstruyendo y restaurando el patrimonio.


Los cambios en el volumen de tráfico se consiguen mediante el nuevo enfoque de la red de transportes públicos de la ciudad. El principio básico es la reducción de la velocidad en el centro de la ciudad, favoreciendo el uso de transporte público frente al privado y dotando al peatón de seguridad y prioridad. Se fortalecen también las conexiones regionales y con las áreas vecinas.


En cuanto a estructura urbana se refiere, se seleccionan nuevos escenarios, mediante discursos entre ciudadanos, asociaciones locales y expertos independientes. Mediante estos se restaurará y fortalecerá la imagen de la ciudad, con un adecuado grado de intensificación del uso del suelo en algunas áreas. El concepto del diseño del conjunto se inspiró en la aceptación del “genius loci” de las estructuras construidas y naturales de la zona.


El desarrollo previsto en la zona central respeta plenamente la estructura barroca urbana del centro histórico de la ciudad y conserva su compacidad, la textura y las jerarquías urbanas. Además, respeta el carácter del desarrollo industrial del siglo XIX, pero propone la demolición de edificios sin historia. Las posibilidades de la aplicación de los principios de la energía ECOCITY en la parte histórica de la ciudad son limitados. La mayoría de los edificios están en la lista del patrimonio nacional esto significa que las posibilidades de mejorar sus propiedades termo-técnica a través del aislamiento adicionales son mínimos. Por lo tanto, la demanda de energía para la calefacción sigue siendo muy elevada en comparación con las normas de construcción ecológica.


La propuesta del desarrollo planificado para el entorno de la antigua fábrica de azúcar tiene el carácter de adición a la estructura histórica, proporcionando los componentes del tejido urbano que faltan allí. El uso mixto es un aspecto muy importante del plan y todas las funciones urbanas principales están integrados en él: la vivienda, comercio y servicios, escuelas, centros culturales y religiosos, la administración, el deporte y la recreación, espacios verdes públicos e incluso juegos con agua.


Aunque en el centro histórico no hay cambios significativos de las funciones urbanas, el área de la fábrica de azúcar pierde su carácter industrial, su función ha cambiado, es ahora un área de exhibición, un parque tecnológico, un campus universitario, instalaciones de servicios y vivienda. El nuevo desarrollo en torno a la calle Rybníková tendrá un carácter netamente de uso mixto.


El trasporte se trata desde la optimización de los desplazamientos, siempre dotando de infraestructura accesible para el peatón, diseñando una ciudad libre de barreras. Las plazas de aparcamientos se disponen en edificios, ya sea en sótanos o en edificios para este fin sobre la cota cero, disponiendo estos estratégicamente en los límites del los barrios, y reduciendo al máximo el número de plazas en la zona histórica. Se dota a la ciudad de innumerables combinaciones en las líneas de autobús y carriles para este destino.


La introducción de "corredores biológicos" en zonas urbanas permite la integración de agua y vegetación en el medio ambiente de la ciudad a lo largo de la corriente Trnávka y a lo largo de la calle Hornopotocna. La fuente de agua para los nuevos estanques de retención en el área de la fábrica de azúcar será el Trnávka. El agua de lluvia de los techos y otras superficies de sellado será absorbido en el suelo en las zonas de vegetación. El reciclaje de agua gris se propone en los nuevos edificios con la ayuda de filtros.


La calle Rybníková,  hoy es una barrera psicológica y física, canalizando el transporte pesado separa el núcleo histórico de la ciudad y las zonas de nuevo desarrollo con las instituciones educativas, instalaciones deportivas y la zona de la fábrica de azúcar. Para su transformación se propone un bulevar, con tráfico rodado lento, dando prioridad a los peatones y ciclistas. 


Se restablece el ciclo del agua y la gestión de los espacios públicos y zonas verdes evita impactos negativos en la urbanización como la contaminación del suelo y las inundaciones provocadas por aguas pluviales. El agua es retenida en la zona urbana y se reutiliza en el paisaje. Las cuencas de sedimentación disfuncional de la antigua fábrica de azúcar se transforma en tres estanques. La combinación de vegetación y elementos lineales de agua crea corredores biológicos que conectan la ciudad con sus alrededores, para que la corriente de agua vuelva a aparecer en las calles medievales,  restaurando la imagen histórica y mejorando su microclima.


El "verde" en la revitalización del núcleo histórico de la ciudad no sólo hace hincapié en los valores culturales y la conservación del patrimonio histórico, sino que también aporta valores ecológicos en el tejido histórico de la ciudad. Esto significa más árboles y superficie verde en las calles y patios, nuevos parques, la revitalización del ciclo del agua, aumento de la superficie no impermeabilizada y los edificios más respetuosos con el medio ambiente.



Fuentes:
Ecocity
Wikipedia
Google earth



Texto:
Esther Vidal Bartoll

No hay comentarios:

Publicar un comentario