20 jun. 2011

Distrito de Santa Bárbara, Sevilla

Santa Bárbara es un modelo a seguir que cambiará la fisonomía del área metropolitana de Sevilla y la forma de entender el desarrollo de las ciudades. Se trata de convertir el desarrollo sostenible en un objetivo empresarial, que demuestra que es posible crear ciudades sostenibles y respetuosas con el medio ambiente en las que podamos vivir hoy sin comprometer el futuro de las generaciones del mañana. Alcanzó ya su primer reconocimiento con la obtención de la Mención Especial al Mejor Desarrollo Urbanístico del Salón Inmobiliario de Madrid 2007.


Es el mayor proyecto urbanístico de la historia de Sevilla y uno de los más grandes de España. Cuenta con una superficie superior a 400 ha , dedicando más de 150 ha de superficie verde y se encuentra situado al este de la capital andaluza con comunicación directa a la A-4, a la A-92 y a la futura SE-40. Santa Bárbara es una ciudad dentro de una ciudad. El Plan General de Ordenación Urbana divide la actuación en una serie de sectores, pertenecientes a la misma Área de Reparto.


Situado en las afueras de la zona urbana de Sevilla, a 9 Km del centro urbano, se presenta con un compromiso sostenible de calidad de vida y proyección futura. Un compromiso que quiere llegar a la esfera medioambiental a través de un proyecto de construcción sostenible desde un punto de vista global, y no sólo en cuanto a la arquitectura o materiales de construcción utilizados.


Para alcanzar este objetivo, todo el proyecto se ha planteado desde el comienzo siguiendo principios de sostenibilidad y desarrollo sostenible. Esto implica que la ordenación del terreno se ha realizado comenzando con las zonas verdes y, a partir de ellas, se han estructurado otros usos en los cinco sectores en los que se dividirá el suelo. Este respeto a la potencialidad del medio natural de la zona, configurado fundamentalmente por el Parque del Canal del Bajo Guadalquivir y el arroyo Ranillas, permitirá el desarrollo de zonas residenciales donde las personas puedan convivir con la naturaleza, uniéndola al ocio, y sin necesidad de perder calidad de vida.


Este desarrollo urbano ha sido cuidadosamente planificado para crear un espacio de calidad que incorpore criterios de desarrollo eficaces y sostenibles, integrando todos los usos ciudadanos, con excelentes conexiones y accesibilidad por medio del transporte público y recuperando el paseo a través de una amplia red de espacios libres, (nacional IV, nueva A-92, proyecto de la línea 2 de metro), primando el aspecto de la movilidad.


Se pretende compatibilizar el desarrollo urbano con la recuperación de espacios libres de carácter social, creando al mismo tiempo un lugar donde se integran todas las funciones vitales. De este modo, se intenta evitar un modelo de convivencia individualista y se apuesta por espacios que inviten a la convivencia social. Se aleja del prototipo de manzanas cerradas y contempla formas más abiertas, con zonas residenciales que fluyen a través del Canal del Bajo Guadalquivir, delimitadas por los espacios verdes y peatonales y con características propias que permitan su identificación como barrios. Podremos encontrar las siguientes tipologías:

1.     Modelos mixtos de alta densidad. Edificación en altura, situada en las vías principales de zona y en cuya parte posterior se desarrollan modelos más horizontales.
2.     Bloques entrelazados. Arquitecturas híbridas que combinan distintos modelos de bloques extensos y relacionados que permiten una ocupación de densidad media.
3.     Baja densidad. Edificaciones en baja altura determinadas por las líneas de equipamientos y las franjas terciarias que se ubican en los polos de atracción.


Se construirán más de 17.000 viviendas, de las cuales unas 6.000 contarán con algún tipo de protección y se destinarán 700.000 metros cuadrados de techo a usos terciarios. Estos usos se han diseñado para garantizar las diferentes escalas, desde parcelas destinadas a los grandes centros comerciales y de ocio hasta la disposición de locales comerciales en las zonas residenciales para el pequeño comercio de barrio.


La ordenación del nuevo distrito prevé cuatro tipos de usos:
1.     Usos dotacionales, configurado por la ordenación integrada de los espacios libres y equipamientos que aporte una alta calidad de vida a los residentes.
2.     Uso residencial, ocupando los suelos libres resultantes de dos zonas continuas a cada lado del parque central.
3.     Uso terciario, concentrado principalmente en el entrono de la Ronda Urbana del arroyo Miraflores Ranillas.
4.     Actividades productivas, situadas en los bordes, relacionadas con las vías de comunicación más importantes aunque procurando un contacto directo con las zonas residenciales
5.      

La sostenibilidad urbana se consigue a través del equilibrio entre el uso de los recursos naturales y el reciclado de los productos producidos por el espacio urbano. Para promover la sostenibilidad en Santa Bárbara se pretende evitar el crecimiento desestructurado del nuevo distrito a través de la arquitectura bioclimática, con el uso de recursos naturales. El modelo apuesta por el empleo de la energía solar, así como nuevas tecnologías que permiten el tratamiento de residuos y una gestión inteligente del agua. Las zonas residenciales y equipamientos se proyectarán atendiendo a criterios de orientación, clima y situación, que pueden determinar el soleamiento y la capacidad de captar brisas en una vivienda.


El diseño de las zonas verdes ha sido realizado por el equipo de la paisajista Teresa Gali Izard y en el mismo se han tenido en cuenta los siguientes aspectos:
1.     Se ha jugado con la topografía y los drenajes para una gestión eficiente del agua, mediante la construcción de zanjas paralelas a las líneas de nivel que actúen como depósitos de agua a disposición de los árboles y mediante la instalación de pozos filtrantes de gravas en los puntos bajos que actúen como inyectores del agua al acuífero.
2.     Se han previsto tres tipos de actividades en las zonas verdes: Dinámicas, como los juegos de niños, juegos de pelota, bicicleta, etc., que se desarrollarán en zonas expresamente preparadas con los equipamientos necesarios. Tranquilas, como el descanso, la lectura y el reposo, que se desarrollarán en zonas recogidas y protegidas del ruido, en condiciones de sombra y con bancos confortables e iluminación. Masivas, son actividades efímeras que conllevarán la implantación temporal de equipamientos: teatro, cine al aire libre, ferias, etc. Estas se desarrollarán en zonas amplias y arboladas.
Para todas estas actividades se ha diseñado específicamente la vegetación, los pavimentos, la iluminación y los recorridos más oportunos para el buen desarrollo de las mismas.


El nuevo distrito Santa Bárbara aspira a ser una nueva ciudad de calidad donde se eviten atascos y colapsos de tráfico. En el sistema de ordenación esto se consigue apostando por:
1.     Tiempos diversos. No es lo mismo transitar por la ciudad andando, en bicicleta o en coche. Por ello, el tráfico rodado rápido transitará por vías rectas y el de menor jerarquía atendiendo a la estructura de las zonas colindantes. Esta trama se verá interrumpida transversalmente por recorridos peatonales y espacios libres. El objetivo es conseguir que el peatón pueda pasear unos metros o kilómetros de forma continua.
2.     El transporte público. Es un factor fundamental por la distancia hasta el centro urbano y para asegurar un menor uso del vehículo privado. Santa Bárbara contará con un carril exclusivo para el transporte público y apostará por la llegada del Metro hasta el nuevo distrito.
3.     Jerarquía de los viarios. Se ha planificado una red viaria mallada en la que conviven tráfico rodado, recorridos peatonales y carriles bici. Esta red organiza los diferentes flujos de desplazamiento en función de los distintos ritmos y facilita el acceso a todas las zonas del barrio.


Con un proyecto de ciudad pensado para el ciudadano, Santa Bárbara será un distrito vivo, autosuficiente, con todos los equipamientos públicos y comerciales, que junto a las actividades empresariales, proporcionaran servicios y empleo a sus habitantes.


En aras a alcanzar un nuevo modelo de desarrollo territorial, Santa Bárbara aspira a convertirse en un ejemplo de Responsabilidad Social, aplicando conceptos de Sostenibilidad y Ecoeficiencia. Así los diferentes planes y proyectos redactados se han diseñado con parámetros innovadores en cuanto a Seguridad Vial, Eficiencia energética, reducción de contaminación lumínica, elevación de los niveles de accesibilidad a la nueva ciudad para personas con movilidad reducida, recuperación de agua de lluvia, paisajismo, etc. Adicionalmente se han sentado las bases para la aplicación de modelos bioclimáticos en la arquitectura de los futuros edificios, atendiendo a criterios como la orientación, el clima y la situación. Se han considerado como fundamentales la buena posición y el soleamiento, una adecuada capacidad para captar las brisas, y la creación de sombras vegetales a lo largo de toda la actuación.

Fuentes:
Google earth
Panoramio

Texto:
Esther Vidal Bartoll

No hay comentarios:

Publicar un comentario